Neurociencia e Inteligencia emocional


Resultado de imagen de neurociencia y educacion enfermeria dibujo
¿Que nos aporta la neurociencia?


La neurociencia se encarga de estudiar el funcionamiento de la mente y cómo se se crean nuevas conexiones entre neuronas cuando aprendemos cosas nuevas. Puede enseñarnos mucho sobre la forma en que las personas aprendemos y adquirimos nuevos conocimientos.

Cada cerebro es único y si un alumno sabe cómo aprende mejorará su rendimiento sobretodo lo que no debemos hacer los docente es etiquetar al alumno, no hay "buenos" ni "malos" alumnos. Incluso los alumnos también tienen tendencia a etiquetar a sus compañeros de aulas, por este motivo para la neurociencia todos somos inteligentes.


El cerebro ha demostrado tener una increíble capacidad de aprender y re-aprender, y por eso no debemos pronosticar el éxito o fracaso de ningún alumno o compañeros. 


El estado emocional condiciona fuertemente el funcionamiento del cerebro y el estado de ánimo puede modular las funciones cerebrales. Cuando un alumno esta desmotivado o, simplemente,  triste, su estado  afecta notablemente al aprendizaje y esto influye también al resto del grupo de alumnos.


Por una parte tenemos el lenguaje que es el medio que usamos para expresarnos, para comunicar nuestros pensamientos y también para recibir, analizar, criticar y compartir los pensamientos de otros. Sin el lenguaje los pensamientos no se trasmitirían y quedarían sólo para los individuos. Sin comunicación sería impensable vivir en sociedad. Por lo tanto considero el  lenguaje  es una herramienta que nos permite ampliar y compartir toda nuestra cultura. 

La comunicación es un proceso que se lleva a cabo dentro de una sociedad y en la que están involucrados tanto el emisor como el receptor, es la principal actividad de establecer una relación entre una o más personasuna buena comunicación es básica para el rendimiento de los alumnos, su proceso de integración, su formación para el trabajo, etc... 


Es importante que el alumnado adquiera un lenguaje fluido y coherente. Una buen manejo del lenguaje sirve para construir los cimientos de nuestra inteligencia y ordenar nuestros pensamientos.


Otra herramienta  importante es la escucha activa: Dejar hablar a nuestro interlocutor, es decir, no monopolizar la conversación, dejar a la otra parte expresarse libremente y no juzgarle. Cuando somos considerables y amables y logramos entender mejor a nuestro interlocutor  es un elemento indispensable en la comunicación eficaz y se refiere a la  habilidad de escuchar no sólo lo que la persona está expresando directamente, sino también los sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo. Saber escuchar es igual, o incluso más difícil, que saber hablar.

Existen algunos obstáculos que impiden que escuchemos con eficiencia y debemos ser conscientes de estos para poder superarlos:
  • Atención dividida: tratar de hacer demasiadas cosas al mismo tiempo nos coloca al usuario en una posición inadecuada e incomoda.
  • Atención a nosotros mismos por ejemplo cuando estamos intentando escuchar activamente, a veces nos fijamos en nosotros mismos, enviándonos mensajes internos de lo bien o mal que estamos escuchando al otro,cuando en realidad estamos más centrados en cómo lo hacemos que en escuchar en sí a la otra persona.
  • Pretender que escuchamos, cuando en realidad no es así.
El error más habitual es querer hablar primero y expresar nuestro punto de vista a toda costa, de ahí que nos concentremos únicamente sobre la idea que queremos transmitir, y sobre lo que nos están diciendo.Esta forma de distraerse perjudica seriamente la comunicación.



La neurociencia cognitiva nos advierte, una y otra vez,  que  el aprendizaje a base de pura repetición y memorización no es la forma más adecuada para que nuestro cerebro adquiera y consolide conocimientos.

Parece ser que no aprendemos al memorizar, sino al experimentar, al involucrarnos y al participar con nuestras manos. Diversos estudios científicos han comprobado que factores como la sorpresa, la novedad, la motivación o el trabajo en equipo, son factores indispensables para favorecer y fomentar el aprendizaje y la adquisición de conocimientos.


Otro factor esencial a la hora de adquirir nuevos conocimientos es la emoción y la significación del material a aprender. El aprendizaje bajo la influencia de emociones positivas y sentimientos que impliquen apasionamiento, lucidez o curiosidad, supone incrementar las posibilidades de que la persona asimile dichos conocimientos.

Se trata, en definitiva, de hacer partícipe a la persona de su propio proceso de aprendizaje, de modo que aprender y adquirir nuevos conocimientos suponga un reto y no una obligación, una herramienta que hoy en día se esta trabajando son las prácticas de aprendizaje-servicio ApS se revela extraordinariamente valioso, al acercar a los y las estudiantes al mundo real; al retar su capacidad creativa y emprendedora en resolver problemas por sí mismas y darles confianza en hacerlo. Este año los alumnos estuvieron en un centro de mayores y la experiencia fue muy positiva, pusieron en marcha lo aprendido estimulando el esfuerzo, la motivación y la responsabilidad.


En la actualidad, existe un alto porcentaje de alumnado que padece estrés, ansiedad, cansancio permanente, falta de energía, pesimismo debido al cambio social que estamos percibiendo.
El modo en que afecta la preocupación al cerebro es tóxica, llevamos al límite todos nuestros recursos emocionales hasta experimentar una sensación de amenaza constante.


Así,  cuanta más presión le provoquemos a nuestra mente, peor responderá nuestro cerebro. Agotaremos todos sus recursos, más fallos de memoria tendremos y más agotados nos sentiremos. La lista de efectos asociados a la preocupación excesiva es inmensa, debido a la biología del estrés. Provocando fallos de memoria,problemas de concentración, dificultad para la toma de decisiones, problemas para comprender mensajes o textos.


Nuestro cerebro está programado para preocuparse primero y para pensar después. Es decir, nuestro sistema emocional y, en concreto nuestra amígdala cerebral, son las primeras en detectar una amenaza y en activar en nosotros una emoción.


Al instante, se liberan neurotransmisores como la dopamina para generar la activación y el nerviosismo. Tiempo después,  el sistema límbico estimula la corteza cerebral para dar aviso a las estructuras mentales superiores. ¿La finalidad? Animarle a que tome el control, a que haga uso del razonamiento lógico para regular ese miedo, esa sensación de alarma.

En un cerebro ansioso dominado por las preocupaciones constantes, quien nos controla es la amígdala. Ella nos hace ver peligros donde no los hay. Todo son amenazas, de todo desconfiamos y todo nos genera temor.

Su hiperestimulación afecta a la corteza cerebral, reduciendo su actividad. Por tanto, dejamos de ver las cosas con mayor calma y equilibrio.

En este caso es importante trabajar todos los días Mindfulness es una herramienta muy practica para gestionar las emociones y calmar la mente, a continuación tienen un enlace de un video que les explica con mucho detalles en que consiste:

https://www.youtube.com/watch?v=hH1hK5l83JU 



Para mí, la neurociencia consiste en acercar la ciencia al aula, el de mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje basándonos en lo que vamos sabiendo sobre el funcionamiento del cerebro, para que los docentes sepamos qué es lo que funciona, es decir, que podamos justificar lo que hacemos, que analicemos el impacto de nuestras prácticas y en el caso de que no funcione por supuesto ser flexibles y cambiarlo.




El objetivo fundamental es ayudar a nuestros alumnos a crecer como personas con habilidades en la comunicación para poder socializarse , saber gestionar sus emociones  y sobretodo adaptarse en el mundo laboral, que cada vez es más competitivo.


Referencias bibliográficas:

  • Pozo, Juan Ignacio. 2006). “Teorías cognitivas del aprendizaje” Morata. Madrid.
  • Triglia, Adrián; Regader, Bertrand; García-Allen, Jonathan (2016). Psicológicamente hablando. Paidós.
  • Bower, G. H. (1981). Mood and memory. American Psychologist, 36(2): 129-148. 
  • D'Argembeau, A., Comblain, C. & Van der Linden, M. (2002). Phenomenal characteristics of autobiographical memories for positive, negative, and neutral events. Applied Cognitive Psychology, 17(3): 281-94.
  • LaBar, K. S. & Cabeza, R. (2006). Cognitive neuroscience of emotional memory. Nature Reviews Neuroscience, 7: 54-64.
  • Jensen, E. (2006). Enrich the brain. Jossey-Bass. San Francisco

Comentarios

  1. Estupendo artículo e información muy valiosa para el estudiante que quiere superarse y saber cómo funciona el cerebro. Me ha gustado mucho cuando habla de "La escucha activa" creo que aquí fallamos much@s y me pongo en primer lugar, ya que es primordial sobre todo cuando estamos en clase, entiendo las ganas de: "QUIERO HABLAR!!! QUIERO QUE SE ME ESCUCHE Y SE VALORE MI OPINIÓN!!!" Y así con todas las ansías interrumpiendo al interlocutor y en algunas ocasiones desviando la atención en clase con temas triviales porque no hemos ESCUCHADO!!!
    Bueno son tres cerebros, yo creía que era uno solo...
    Me gustaría aportar esta información que creo interesante para quien quiera saber más: https://www.agenciasinc.es/Entrevistas/La-plasticidad-cerebral-nos-permite-cambiar-y-aprender-hasta-el-final
    Un saludo para tod@s y a por todas :) con toda la actitud y buen trabajo para este comienzo de curso.
    Alumna del ciclo 18/19 De TCAE

    ResponderEliminar
  2. Me alegro muchísimo que te haya gustado , dándote las gracias por aportar más información con los enlaces que has puesto para poder trabajar nuestro interior y saber gestionar el pensamientos junto con las emociones. Compartir es enriquecer!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario